El crecimiento de Internet y las nuevas tecnologías de la información han permitido que sean muchas las empresas que prescinden de infraestructuras informáticas físicas y opten por la contratación con proveedores de servicios de Cloud Computing. Esta innovadora tecnología facilita a las empresas y profesionales el acceso a la información, documentación y programas almacenados en la nube, así como trabajar directamente en ella mediante unidades de almacenamiento virtuales, máquinas virtuales, escritorios remotos y copias de seguridad.

Cloud Computing significa “computación en la nube” y es un concepto que implica la oferta de soluciones tanto de hardware como de software para empresas y particulares a los que se puede acceder mediante Internet. El Cloud Computing se conoce también como servicios en la nube, nube de cómputo o simplemente la nube. Se caracteriza por el uso de una red de servidores remotos conectados por Internet, que administra y procesa datos, bases de datos, servidores y/o software, sin depender de un servicio físico instalado.

Cuando pensamos en Cloud Computing nos vienen a la mente grandes corporaciones, pero no hay que olvidarse de lo beneficioso que es para las pymes, pues les facilita disponer de recursos muy útiles y necesarios a los que no es fácil acceder. La informática en la nube permite acceder a un gran volumen de información corporativa sin necesidad de invertir en grandes infraestructuras. A continuación, analizaremos y comentaremos 10 ventajas que tiene la computación en la nube para empresas.

 

1.    Menos costes asociados con Cloud Computing

Los servicios en la nube están libres de gastos de capital inicial y de mantenimiento, pues no suponen grandes inversiones en hardware con esta tecnología. La empresa contrata unos servicios, mediante un plan de subscripción, y gasta según lo contratado.

Sin embargo, los gastos asociados a la informática tradicional son mayores; por ejemplo, instalar un CPD – Centro de Procesamiento de Datos – en la propia empresa. Disponer de servidores “in-house” supone un mayor consumo eléctrico, un mantenimiento constante y una sustitución de aquellos equipos averiados u obsoletos.

El Cloud Computing no implica dichos gastos y es el proveedor el que se encarga de mantener actualizado el material y los servicios.

 

2.    Disponibilidad y soporte técnicos constantes

Los proveedores Cloud como OnWork están a disposición del cliente en todo momento. El servicio de posventa de OnWork es uno de sus valores añadidos: un equipo técnico profesional y dedicado las 24 horas del día. Con el mencionado plan de suscripción, el cliente dispone de servicio al cliente según sus necesidades y particularidades.

Esta es una de las grandes diferencias respecto a proveedores de servicios en la nube de forma masiva, puesto que la atención al cliente en el caso de OnWork es completamente dedicada y personalizada a cada una de las empresas que cuentan con ella.

 

3.    Flexibilidad y adaptabilidad de los servicios Cloud

Vivimos tiempos cambiantes y las necesidades informáticas de las empresas cambian de un día para otro. Hace años, por ejemplo, el volumen de trabajadores dependía sólo del crecimiento o la estacionalidad. Actualmente, con la entrada de puestos de trabajo híbridos entre presencial y remoto, es imprescindible reinterpretar las estructuras corporativas.

La flexibilidad que proporciona el Cloud Computing hace que sea una solución adecuada que potencia la experiencia de los usuarios. La facilidad con la que un empleado puede teletrabajar, con la máxima garantía de adaptación con escritorio virtual, optimiza la productividad de la empresa y sus trabajadores.

 

4.    Actualizaciones automáticas de software

Los proveedores de informática Cloud se encargan de mantener el software actualizado, una gran ventaja que permite a los clientes en la nube desentenderse de las actualizaciones y mejoras de la programación.  Los proveedores de servidores Cloud actualizan regularmente el software y los updates en seguridad, facilitando el mantenimiento del sistema y permitiendo que los empleados dediquen su tiempo a tareas más beneficiosas para la empresa.

 

5.    Seguridad en la nube

El Cloud Computing para empresas ofrece mayor seguridad ante cualquier información o datos sensibles que se hayan perdido. Mediante copias de seguridad, esos archivos pueden ser recuperados y queda garantizada la vuelta a la normalidad. Como todos los datos están almacenados en el sistema, pueden ser fácilmente accesibles para los profesionales Cloud. Este aspecto es especialmente importante cuando le ocurre algo a los dispositivos de trabajo del cliente o cuando eliminan involuntariamente información corporativa de valor.

 

6.    Reducción de la huella de carbono

Como ya hemos comentado, el cliente se desentiende del mantenimiento del software y no precisa de una primera inversión demasiado grande en hardware. Es por lo tanto innecesaria la renovación de servidores físicos cuando quedan obsoletos o inoperativos, así como el mantenimiento en forma de energía eléctrica que supone tener un centro de datos en las oficinas del cliente.

Como el cliente utiliza realmente lo que necesita, se evita el sobreabastecimiento de material y el consumo eléctrico en consecuencia, destinado a un hardware que no se utiliza. Por otro lado, el teletrabajo facilitado por los escritorios virtuales del Cloud Computing evita desplazamientos a la oficina o reuniones presenciales que suponen un incremento de la huella de carbono.

Ver artículo sobre informática en la nube y sostenibilidad.

 

7.    Colaboración entre equipos de trabajo en la nube

El almacenamiento en la nube facilita la colaboración entre equipos de trabajo, departamentos y distintos usuarios. El encuentro virtual de los empleados facilita la colaboración constante entre trabajadores que tienen el mismo acceso al storage virtualizado en la nube.

 

8.    Teletrabajo con escritorios virtuales

El Cloud Computing ofrece otra ventaja que es trabajar desde cualquier lugar alrededor del mundo, siempre conectado a través de Internet al mismo escritorio remoto. Esto facilita, por un lado, la flexibilidad en viajar para los empleados y, por otro lado, garantiza que la información y el trabajo realizado no se extravíe.

 

9.    Control de la documentación online

Los proveedores de informática Cloud facilitan el acceso a la misma documentación por parte de los trabajadores de una empresa. Antes de que existiera el almacenamiento en la nube, los empleados enviaban archivos y datos adjuntos a correos electrónicos y estos documentos eran trabajados por un solo usuario al mismo tiempo.

Con el Cloud Computing este hecho ha avanzado considerablemente, pues en un mismo archivo pueden trabajar varios usuarios a la vez, evitando títulos duplicados, diferentes formatos y contenido. Esta sincronización, gracias al almacenamiento online de la documentación, facilita el día a día de los trabajadores y los coordina para ser más eficientes.

 

10. Infraestructura informática user-friendly e intuitiva

Las infraestructuras informáticas en la nube ofrecen mantenimiento IT simplificado e integrado, con escritorios remotos y conexiones seguras pero sencillas. La finalidad es que la empresa pueda trabajar con normalidad en la nube, sin interrupciones y con todas las facilidades que supone el almacenamiento Cloud.

Cloud Computing para empresas

¡Hola! Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto